Laser Lipolitico

El láser frío es actualmente un sistema seguro y fácil de aplicar en los tratam ientos de lipólisis. Su eficacia se debe a los cambios biológicos y químicos, producidos por su aplicación, que tienen lugar en las células grasas. En este artículo te explicamos los fundamentos, venta jas y modo de empleo de este nuevo sistema.
Esta terapia revolucionó el mundo de la estética en 2011 y, actualmente, es un tratamiento muy demandado en salones estéticos y médico-estéticos. La ventaja que presenta este tratamiento frente a otros es que no destruye el adipocito, sus resultados perduran en el tiempo y su aplicación es menos agresiva. Asimismo, el láser lipolítico, a diferencia de otros sistemas, vacía el adipocito sin destruirlo, gracias a la irradiación de su luz láser. Por tanto, el tejido permanece uniforme, sin riesgo de irregularidades en clientes de edad avanzada. Es una técnica no invasiva, indolora y sin efectos secundarios. Este equipo supone una tecnología puntera y su tratamiento marca la diferencia en cabinas o salones de alto nivel.

Descripción del dispositivo de Láser Lipolítico
El láser lipolítico es un láser frío de la clase 3B, no invasivo y sin efectos secundarios. Es un láser de aplicación directa cuyo haz de luz penetra en la piel, siendo efectivo hasta una profundidad de 9 mm para degradar la grasa localizada. Estos equipos permiten realizar tratamientos personalizados según las necesidades del cliente, el área de aplicación y el fototipo de piel. Es obligatorio que el cliente y la operadora lleven puestas gafas protectoras durante todo el tratamiento.
Cabe recordar que el láser es uno de los mayores descubrimientos físicos del siglo XX (Theodore Maiman) y que funciona generando luz artificial. En estética es utilizado para ser aplicado en diferentes tratamientos, tales como la eliminación del vello, lipólisis, tratamientos de pigmentación y capilares, entre otros. Cuando la luz generada por estos equipos se aplica sobre el tejido, se producen una serie de fenómenos biofísicos dados por la interacción de la luz con los tejidos. El de mayor importancia para nosotros es el de la absorción de luz por parte de diferentes cromóforos (molécula capaz de absorber energía debido a su estructura bioquímica). En función de la longitud de la onda y la potencia en la que el equipo emite, podrá absorber uno u otro cromóforo como, por ejemplo, la melanina, en el caso de la fotodepilación, y la hemoglobina, para tratamientos de vascularización. Para conseguir el efecto de reducción, existen dos tipos de láseres lipolíticos, en función de la potencia de sus emisores:
1. Láser caliente (médico):trabaja con más de 1000 mW. Su objetivo es la total destrucción del adipocito y su contenido. Se utiliza únicamente en el sector médico debido a que su aplicación entraña procedimientos invasivos.

2. Láser frío estético: trabaja hasta 100 mW. Su objetivo es la estimulación funcional y la eliminación de células grasas y glicerol. Puede ser utilizado por profesionales del mundo de la estética debidoa que su aplicación no es invasiva. Es un tratamiento muy cómodo y seguro para el cliente final.
La longitud de la onda de emisión del láser frío constituye un parámetro importante para conseguir la reducción deseada de volumen corporal.

Numerosos estudios avalan a los equipos queemiten en torno a 653 nm. Los equipos presentes en el mercado actual permiten que la energía lumínica aplicada sobre el tejido corporal sea capaz de alcanzar el tejido graso de la célula para su posterior eliminación.
El láser frío de clase 3B está indicado para tratamientos de lipólisis (disolución de nódulos grasos y reabsorción de la grasa por parte del organismo) y es uno de los tratamientos más demandados por los centros referencia.
Es importante señalar que el modo de emisión del haz de luz es continuo y, debido a que no produce efectos fototérmicos, no existen problemas derivados del exceso de calor generado en la zona. Además, es un sistema altamente seguro (menos contraindicaciones) y con escaso riesgo para todo tipo de clientes, siendo múltiples las áreas donde se pueden realizar tratamientos.

Efectos biológicos del láser lipolítico
En el cuerpo humano las reservas energéticas están en forma de lípidos, que se almacenan en unas células llamadas adipocitos. Estas células están situadas en regiones localizadas, como el abdomen, los glúteos o las caderas, entre otros.
Los lípidos más abundantes en el cuerpo humano son los triglicéridos. Están formados por una molécula de glicerol unida a tres ácidos grasos. Los ácidos grasos pueden tener diferente estructura bioquímica según la longitud de la cadena carbonada y la saturación de los enlaces (número de dobles y triples enlaces que haya en la molécula).
Cuando el láser frío actúa sobre los adipocitos se produce un vaciado de los mismos, proceso conocido como lipólisis. Consecuentemente, los triglicéridos son evacuados o excretados al exterior del adipocito, para poder ser eliminados fácilmente por el organismo. En este momento, unas enzimas llamadas lipasas se encargan de la rotura de los enlaces éster de los triglicéridos para liberar glicerol y ácidos grasos, que serán enviados al torrente sanguíneo. Los ácidos grasos tienen una estructura molecular que repele el agua (hidrofóbica) y, por este motivo, deben unirse a la albúmina sérica para transportarla a los tejidos que necesitan energía. El glicerol también penetra en el sistema sanguíneo y es absorbido por el hígado y los riñones, donde se convierten en glicerol 3-fosfato por la enzima glicerol kinasa. El glicerol 3-fosfato en el hígado se convierte en dihidroxiacetona fosfato y después, en gliceraldehido 3-P, que se dirige a la ruta metabólica de la glucólisis para producir energía en forma de ATP (adenosil trifosfato), que podrá ser consumida en otros tejidos.

En otras palabras, cuando se realiza un tratamiento con el láser frío, el haz lumínico incide sobre los adipocitos produciendo un vaciado de los mismos. Los triglicéridos expulsados serán metabolizados por el organismo para acabar produciendo energía. No obstante, hay que tener en cuenta que, para que haya una correcta eliminación de las grasas, se debe acompañar el tratamiento de láser frío con actividad física y una dieta baja en grasas.

Protocolos del láser lipolítico
El láser frío es de fácil aplicación y muy eficaz utilizado en tratamientos estéticos.
El área de tratamiento y el color de la piel son consideraciones importantes a la hora de realizar el tratamiento.
Las pieles más oscuras deberán trabajar con niveles de potencia un 30% por debajo de las condiciones normales. Estas pieles, si no se es precavido, pueden sufrir cambios de pigmentación, debido al alto nivel de melanina que contienen. Una persona con la piel gruesa puede necesitar un mayor número de sesiones para alcanzar el resultado objetivo.
Es necesario realizar un test sobre el estado actual del cliente, informándole de todo lo relacionado con la realización del tratamiento y los objetivos reales del mismo. También es necesario cumplimentar un consentimiento informativo aceptado por el mismo. Los tratamientos pueden durar un máximo de 40 minutos por sesión, repartidos en diferentes áreas. De esta forma, no hay riesgo para el cliente.

Modo de empleo
El modo de empleo es muy sencillo, dado que son placas de aplicación directa, las cuales se deben mantener sobre la zona a tratar (manos libres). Este tipo de tratamiento puede realizarse sobre diferentes áreas, como por ejemplo:

-Brazos (cara interna y externa).
-Muslos (cara interna y externa).
-Abdomen.
-Doble mentón.
-Pantorrillas.
-Espalda.
Lo primero que se realiza antes de comenzar la primera sesión es un estudio del estado actual del cliente (para ello, se recomienda utilizar los equipos de Análisis Corporal). En el Informe de Análisis se plasman de forma detallada los parámetros de composición del cliente, así como sus datos personales. Posteriormente, se rellena una Ficha de Diagnóstico del Cliente, que incluye un cuadro de seguimiento del tratamiento en el que se describe su evolución y variación en cada sesión. Se aconseja tomar datos fotográficos del mismo. A continuación, se indican los pasos que se deben seguir al realizar el tratamiento:

1. Elaborar el diagnóstico y rellenar la ficha del cliente.
2. Tumbar al cliente sobre una camilla.
3. Realizar una apertura ganglionar o desbloqueo de ganglios para facilitar el drenaje.
4. Estimar el tiempo de tratamiento, entre 20 y 40 minutos en función del cliente, y si se van a tratar una o más áreas.
5. Aplicar los pads de 10 a 20 minutos según el área, el cliente y el tejido a tratar. Ajustar el tiempo de emisión de las diferentes salidas.
6. Realizar las sesiones posteriores, dejando intervalos de como mínimo 72 horas.
7. Estimar un número de sesiones por tratamiento (entre 6 y 8) en función de las diferentes variables del cliente, así como su tipo de vida y alimentación.

Resultados
Es importante guardar la información obtenida en las diferentes sesiones desde la primera sesión para comparar el estado inicial del cliente con el resultado final. La principal ventaja del Láser Lipolítico se basa en la obtención de resultados satisfactorios en el cliente de forma confortable y segura para el mismo.

Mientras se realice el tratamiento, se aconseja seguir una dieta equilibrada, practicar algo de deporte que estimule el drenaje y la metabolización e ingerir 2 litros de agua diariamente. Los resultados se observan desde la primera sesión, llegando a obtener reducciones de más de tres centímetros por zona tratada.
El láser frío consigue vaciar las estructuras biológicas de almacenamiento (adipocitos) sin destruirlos. Por lo tanto, es un tratamiento sin ningún riesgo patológico.

Fuente: http://www.irlaser.es/laser-lipolitico-en-vida-estetica

1 Comment

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*